“¿Hoy no se recogió basura? Esta noche no hay cena”
Foto Linda Breukers

“¿Hoy no se recogió basura? Esta noche no hay cena”

Por Ellen Weber periodista del Ministerio de Exterior de Holanda.

Colombia es un país que está trabajando muy seriamente en el reciclaje. Sus cien mil recicladores son imprescindibles para recoger basura aprovechable. Con apoyo de los Países Bajos tienen un empleo auténtico, comenta desde Pereira la experta en residuos Linda Breukers. “Ahora, esta gente cobra un salario más justo”.

 

Colombia fue el primer país de América Latina con una estrategia nacional de economía circular. Usted escribió el capítulo sobre materiales de embalaje.
“Así es. Colombia fue el primer país en presentar una Estrategia Nacional de Economía Circular (en 2018). Actualmente se han ido incorporando a esta vía países como Chile, Perú y Ecuador. Como Colombia forma parte de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), las empresas deben cumplir una estricta legislación de reciclado. Actualmente, ya están prohibidos los productos plásticos de un solo uso (como pajitas, cucharillas o bolsas) en los parques nacionales. En Santa Marta, en la costa del Caribe, se prohibieron hace un mes las bolsas de plástico de un solo uso en las tiendas”.

Una prohibición de plásticos: ¡Estupendo!

“Reclamar la prohibición de todo el plástico, como ahora sucede en Santa Marta, es un poco populista. Yo creo que no tiene sentido. Las distancias en Colombia son muy grandes. ¿Cargamos un camión con botellas de gaseosas para que conduzca 1.000 kilómetros por las montañas, con un peso mucho mayor y con el consiguiente aumento de emisiones de CO2? Hay ocasiones en que el plástico es la mejor elección. Podemos pensar en los pepinos, que aumentan en dos semanas su periodo de conservación si se envuelven en plástico. Algo muy recomendable si el periodo de transporte se prolonga”.

¿Cómo es el grado de concienciación ambiental en Colombia?

“En Barranquilla, una ciudad con un millón de habitantes, la semana pasada se interrumpió el suministro de agua porque llevaba demasiados residuos provenientes de las montañas. La playa de Palomino está desapareciendo por el aumento del nivel del mar. Un huracán azotó las islas de San Andrés y destruyó prácticamente toda la infraestructura. La contaminación ambiental y el cambio climático son visibles, así que sí existe concienciación sobre el problema. Pero el país tiene poco dinero; es imposible realizar grandes inversiones en adaptación al clima. Por eso debemos atajar el problema en la fuente, por ejemplo reduciendo la cantidad de residuos”.

¿Se recicla actualmente mucha basura en Colombia?

“Se recoge el 98 por ciento de la basura. En muchos municipios, el camión de la basura pasa tres veces por semana; en los pueblos pequeños, una vez por semana. Se recicla una tercera parte de las botellas de PET. El 90 por ciento de las botellas de vidrio se reutiliza; las tiendas de barrio aplican un sistema informal de retorno de envases para las botellas de gaseosas y de cerveza. El 95 por ciento de las latas se recoge, porque las latas dan bastante dinero”.

En Colombia hay unos 100.000 recicladores, que buscan con sus carritos materiales utilizable.
“Los recicladores trabajan en el sector informal, al igual que el 60 por ciento de los colombianos. Tienen sus propias rutas y las recorren antes de que pase el camión de la basura, para retirar vidrio, plástico y cartón. Las bolsas negras son para la empresa de aseo. Ellos se llevan las bolsas blancas. Tienen por término medio entre cuatro y cinco hijos. Así que en total viven de la recogida de basuras unas 500.000 personas”.


“¡El reciclaje!” Ver el vídeo sobre María Consuelo Londoño, que trabaja desde hace 10 años recogiendo residuos con su carrito en Colombia.

¿Qué hacen ustedes exactamente en Pereira?

“Hace tres años empezamos en esta ciudad, de tamaño mediano, a formalizar el trabajo de esos recicladores. Lo hacemos juntamente con la rama internacional de la Asociación de Municipios Neerlandeses (VNGi), que recibe para ello financiación del Ministerio de Asuntos Exteriores. Antes, entregaban el material recogido y les pagaban únicamente el valor del material.

 

Desde 2016, los colombianos pagan también por sus servicios: la retirada de residuos reciclables. La factura se paga a los grandes servicios de retirada de residuos, que son los que pagan a los recicladores. Los recicladores que optaron por formar parte del sistema formal han mejorado sus ingresos. El sistema es correcto desde el punto de vista teórico, pero todavía existen problemas de implementación, sobre todo relacionados con el pago. Esperamos resolverlos próximamente”.

¿Por qué quieren formalizar el trabajo de los recicladores?

“Lamentablemente, los recicladores piensan más con el estómago que con la cabeza. ¿Hoy no se ha recogido basura? Esta noche no hay cena. Si esas personas se incorporan al trabajo formal, es más fácil garantizar un salario justo y proporcionarles botas, guantes y un uniforme. Si el municipio sabe quiénes son esas personas, dónde viven y cuántos hijos tienen, puede llegar hasta ellos y ayudar a sus hijos a recibir educación o a cubrir otras necesidades esenciales”.

 

Imagino que los recicladores estarán satisfechos.

 

“Una tercera parte de esas 100.000 personas tienen ya un trabajo formal. Pero no todo el mundo está deseoso de firmar un contrato. Muchos recicladores ya han cumplido los sesenta años y son analfabetos. El trabajo se ha ido pasando de generación en generación; nadie ha tenido nunca un contrato. ¿Por qué van a firmar algo que les obliga a levantarse temprano, cuando están acostumbrados a su libertad? A algunos se les paga en drogas, porque una parte de ellos son habitantes de calle y adictos a las drogas. Está saliendo a la luz un problema social”.

¿Puede describir la aportación neerlandesa a este proyecto?

“Los neerlandeses están siempre dispuestos a compartir conocimientos sobre gestión del agua y adaptación al clima. Juntamente con el municipio y las organizaciones locales, redactamos un plan para formalizar al mayor número posible de recicladores y reciclar más residuos. Lanzamos una campaña de comunicación para que los propios recicladores fueran embajadores de la política local de la gestión de residuos. Visitaban a los habitantes de Pereira y compartían imanes para el frigorífico con sus datos de contacto y un folleto informativo sobre sus rutas. De esta forma, los residentes pueden ponerse en contacto con ellos si tienen basura reciclable”.

¿Qué otros proyectos están ustedes llevando a cabo?

“Invitamos al alcalde de Pereira para que conociera el sistema de residuos neerlandés. Visitamos el centro de reciclaje de Leusden, para ver si podía implantarse también en Pereira. Hemos señalizado todas las rutas con un sistema GPS, para poder ayudar a los recicladores a mejorar sus rutas y aumentar el número de kilos por día. En lugar de hacer planes detrás de una mesa y de estudiar todo cuatro veces, nos ponemos manos a la obra con soluciones prácticas. Es una cualidad de los neerlandeses: nos gusta llevar las ideas a la práctica cuanto antes. Y si algo no funciona de la forma esperada, siempre se puede corregir”.

Deja una respuesta

Cerrar menú